Los bancos pueden aprender del seguro sobre riesgo sistémico

Emoval de la lista de nueve firmas de aseguradoras, consideradas instituciones financieras sistemáticamente importantes (Sifis), significó un enorme problema administrativo se evaporó. Lo mismo ocurrió con la perspectiva de exigencias de capital Sifi más estrictas a partir de 2019. El secreto de Generali había sido reducir y simplificar su negocio. Primero, vendió su negocio de reaseguro de vida en Estados Unidos a Scor de Francia. Luego vendió el banco privado suizo BSI al ahora problemático BTG Pactual de Brasil.

Los movimientos convencieron a los reguladores del Consejo de Estabilidad Financiera de que Generali ya no era un Sifi global (sustituyéndolo por otro asegurador europeo, Aegon).

También dieron a sus pares y a sus accionistas ideas

MetLife, la mayor compañía de seguros de Estados Unidos por activos, ha estado en una misión para sacudir su etiqueta de Sifi desde que lo consiguió. Hace un año, emprendió una acción legal contra el organismo regulador estadounidense, el Financial Stability Oversight Council, para impugnar la designación. Hace un par de semanas, anunció planes para reducir, al girar una unidad que genera el 20 por ciento de los beneficios. Esto puede haber sido un ardid para abandonar un negocio de bajo margen, pero también puede ser una manera ingeniosa de evitar los requisitos de Sifi, proporcionando otro mapa de ruta para grandes rivales.

AIG, y su agitador en jefe, Carl Icahn, están observando de cerca. El número cuatro de Estados Unidos es apenas la mitad del tamaño que tenía cuando se derrumbó en 2008. Pero para el Sr. Icahn y su compañero accionista John Paulson, se necesita mucho más. Han presionado a Peter Hancock, director ejecutivo de AIG, desde que lanzó una campaña de desintegración el pasado otoño.

El Sr. Hancock está programado esta semana para esbozar un plan para anular los activos problemáticos y otros negocios legados en un esfuerzo por ver fuera de la división de tres vías que los Sres. Icahn y Paulson están defendiendo.

Esa idea nació del deseo de impulsar el precio de las acciones del grupo, que ha bajado un 8 por ciento desde que comenzó la campaña de los rebeldes, aunque todavía subió un 8 por ciento durante el último año. Pero también podía ver a AIG escaparse del estado de Sifi. Según un reciente sondeo de Bernstein, el 75 por ciento de los accionistas de AIG recibirían con agrado ese resultado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *